Make your own free website on Tripod.com

Notas: Declaraciones y citas.

    Chango Farías Gomez y la Memoria:"Nosotros sabemos quienes somos cada uno, por la memoria; ni siquiera el documento de identidad tiene la legitimidad de la memoria. Cada uno de nosotros sabe quien es por esa razón...Y la memoria de un pueblo es su historia. Cuando su historia no está bien contada, cuando está maneada, cuando hay intereses en contar la historia, el pueblo tiene problemas. Siempre así ha pasado."(Jun2000)

Sitios Relacionados:
Atahualpa Yupanqui
Ballet Eco
Coqui Sosa
Cuchi Leguizamon
Duo Coplanacu
Eduardo Falú
Folklore cordobés
Folklore del Norte Argentino
-sus vínculos-
Horacio Banegas
Feria de Mataderos
Mi pago, Santiago...
Pablo Aznarez
Pág. del Folklore Argentino
Pueblos Indígenas
Raíces Argentinas
Raúl Carnota

   El lenguaje:"Cuando hablamos, usualmente, utilizamos palabras que ignoramos su significado. Me ha pasado de estar en otras partes del mundo y sentir a otros argentinos negar la posibilidad de que existan nuestros hermanos indios: "Cancha", quichua; "Pucho", quichua; "Yuyo", quichua; "Zapallo", quichua. Algunos dicen que venimos de los barcos. Yo digo: de los barcos, tambien. (Chango Farías Gómez, Junio 2000, Radio Nacional)

___________________La Nota del mes___________________

            El sábado 17 de Junio del 2000, se presentó en el auditorio de Radio Nacional nuestro querido Chango Farías Gómez, donde nos deleitó con sus interpretaciones musicales y con algunas palabras, sencillas y profundas, que dijo entre tema y tema. De ésa ocasión son los párrafos que transcribimos en las columnas arriba. Y aquí lo hacemos con un suculento comentario que ya compartimos con Ustedes: "...Yo voy a cantar un gatito, cuyos autores son mis padres, Tata Farías Gómez y Pocha Barros, que en su momento creó mucha controversia por la forma en que lo interpretábamos, lo hacíamos a capella con los Huanca (Huá), y eso generó...bueno, yo no quiero armar peleas, pero armó muchas discordias. Yo les quiero decir de corazón, algo que siempre he pensado, que nosotros tuvimos la desgracia en algún momento, por un lado la maravillosa aventura que crea Andrés Chazarreta, un maestro rural que andando en el campo decide llevar a la ciudad lo que él veía que en el campo pasaba. Porque en la ciudad se tocaba la música que desde la Metrópolis se escuchaba, ó sea el tango, el gimmy. Y bueno, tuvo un éxito tremendo, lo trajo a Buenos Aires, tuvo otro éxito tremendo; y ésta cosa sorprendió acá en Buenos Aires, y hubo un presidente que dice: 'cómo le llamamos a este descubrimiento', una cosa que siempre estuvo ahí, siempre estuvo presente, bueno, pero ignorada por la cultura oficial. Entonces hubo muchas discusiones y ponencias de cómo nombrarlo a ésto, una música que era del pueblo, una música popular.

 Entonces se la denominó "folklore". Y a partir de ahí tuvimos este hecho científico donde aparecieron folklorólogos a determinar la música que el pueblo tocaba y hacía. Y a partir de ahí tuvimos muchas discriminaciones, y pareciera que nuestro pueblo argentino hace la música por compartimientos sectánicos, por un lado está el folklore, por otro lado está el tango; por ejemplo para los folkloristas, ó folklorólogos mejor dicho, el chamamé no es folklore. Y de entonces aparecieron muchos nombres, 'proyección folklórica', que lo único que hizo fue discriminar a los jóvenes que queríamos tocar en aquel entonces, apartándolo del eje y del centro de la memoria. Y aparecen términos como 'folklore moderno' que es lo mismo que decir 'dinosaurio moderno', etcétera, etcétera.   Entonces este gatito cantado como nosotros lo hicimos, creó controversias, y por eso se dice que fue antes y después de esto; lo único que lograron fue retardar, retardar la historia de la música en la Argentina. Los retardatarios son aquellos que se transforman en gerentes de una idea, no en impulsores y propulsores de una idea que se puede discutir, sino en gerentes que gerencian una idea para ganar plata. Ahora esos jóvenes van a ser traídos de nuevo porque no estaban haciendo buena plata con lo otro.  Yo me alegro porque los que ganamos somos todos, de alguna manera, y a esa pelea, bueno, yo se la doy a nivel intelectual a quien lo quiera discutir conmigo...Entonces yo ahora voy a hacer ese gatito, El huajchito..."

"Comprendo que cada día se nos enfría la patria por falta de hondura. No deben ser hondos los bolsillos (...), sino la distancia interior de nuestra conciencia, para que el sueño  tan anhelado de la paz y lo criollo no sean un remedo en la bolsa de los cantos que jamás nos podrán representar como cultura nacional ó como sencillo y digno pasatiempo comarcano."       Atahualpa Yupanqui, París 1987.

Anterior: Fortunato Juárez